¿Es adecuado introducir la programación y la robótica en el aula?

Probablemente la mayoría de los adolescentes no vayan a ser programadores ni constructores de robots en el futuro, pero seguro que ambas disciplinas van a estar en sus vidas, dedíquense a lo que se dediquen. Yo no soy cocinero, pero necesito cocinar cada día. También me viene bien saber cómo desatascar un fregadero, aunque no sea fontanero. Al menos puedo decirle qué es lo que ocurre al profesional que vendrá a repararlo. Con esto quiero decir que será muy útil tener al menos una cultura general sobre programación y sobre robótica, como ahora es útil saber inglés, y se enseña en el colegio.

Y a propósito del inglés, puede que precisamente el método que se usa en el colegio no sea el más adecuado para enseñarlo. Se escribe demasiado, demasiadas reglas gramaticales, en lugar de simplemente hablarlo y escucharlo, que creo que es la forma más natural de aprenderlo. Con las ciencias sucede lo mismo, ¿por qué es todo tan teórico? Mejor usar la robótica para descubrir de forma guiada cómo funciona una polea, o qué influencia tienen los engranajes en un sistema de movimiento mecánico. ¿No será mejor aprender la física o la matemática de esta manera? ¿No se conseguirá sembrar así mejor la semilla de la inquietud por aprender? Es mucho mejor indagar, deducir, descubrir, ponerse manos a la obra, que simplemente escuchar a un busto parlante cómo enumera fórmulas o teorías. Lo importante no es el qué, sino el por qué y el para qué.

La robótica, además, engloba disciplinas como mecánica, electrónica y programación, además de diseño y cierto arte. Son campos distintos para mentes con intereses diferentes, así que cada alumno puede encontrar un camino propio, a través del desarrollo de proyectos prácticos, trabajando en equipo con los demás, responsabilizándose de su parte del proyecto, equivocándose para seguir avanzando, tomando decisiones, esforzándose y comprometiéndose en una tarea sabiendo cuál es el objetivo. La robótica por tanto no es necesariamente un fin, sino una herramienta, un camino para aprender muchas cosas, incluso más allá de la ciencia. ¿No vamos para eso al colegio cada día?

Hace falta elaborar un currículo que facilite  todo esto, y reconducir a los docentes sobre la manera de guiar a los aprendices para que hagan eso, aprender. Así podrán convertirse en adultos con criterio propio, de mentes libres y abiertas, con capacidad para decidir y solucionar los problemas del futuro.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s