¿Es adecuado introducir la programación y la robótica en el aula?

Probablemente la mayoría de los adolescentes no vayan a ser programadores ni constructores de robots en el futuro, pero seguro que ambas disciplinas van a estar en sus vidas, dedíquense a lo que se dediquen. Yo no soy cocinero, pero necesito cocinar cada día. También me viene bien saber cómo desatascar un fregadero, aunque no sea fontanero. Al menos puedo decirle qué es lo que ocurre al profesional que vendrá a repararlo. Con esto quiero decir que será muy útil tener al menos una cultura general sobre programación y sobre robótica, como ahora es útil saber inglés, y se enseña en el colegio.

Y a propósito del inglés, puede que precisamente el método que se usa en el colegio no sea el más adecuado para enseñarlo. Se escribe demasiado, demasiadas reglas gramaticales, en lugar de simplemente hablarlo y escucharlo, que creo que es la forma más natural de aprenderlo. Con las ciencias sucede lo mismo, ¿por qué es todo tan teórico? Mejor usar la robótica para descubrir de forma guiada cómo funciona una polea, o qué influencia tienen los engranajes en un sistema de movimiento mecánico. ¿No será mejor aprender la física o la matemática de esta manera? ¿No se conseguirá sembrar así mejor la semilla de la inquietud por aprender? Es mucho mejor indagar, deducir, descubrir, ponerse manos a la obra, que simplemente escuchar a un busto parlante cómo enumera fórmulas o teorías. Lo importante no es el qué, sino el por qué y el para qué.

La robótica, además, engloba disciplinas como mecánica, electrónica y programación, además de diseño y cierto arte. Son campos distintos para mentes con intereses diferentes, así que cada alumno puede encontrar un camino propio, a través del desarrollo de proyectos prácticos, trabajando en equipo con los demás, responsabilizándose de su parte del proyecto, equivocándose para seguir avanzando, tomando decisiones, esforzándose y comprometiéndose en una tarea sabiendo cuál es el objetivo. La robótica por tanto no es necesariamente un fin, sino una herramienta, un camino para aprender muchas cosas, incluso más allá de la ciencia. ¿No vamos para eso al colegio cada día?

Hace falta elaborar un currículo que facilite  todo esto, y reconducir a los docentes sobre la manera de guiar a los aprendices para que hagan eso, aprender. Así podrán convertirse en adultos con criterio propio, de mentes libres y abiertas, con capacidad para decidir y solucionar los problemas del futuro.

Razonamiento computacional

A pesar de que es más común encontrarlo referido como Pensamiento Computacional, yo prefiero denominarlo Razonamiento Computacional,  porque creo que es una traducción que refleja mejor lo que en inglés significa esta expresión, esta idea, muy reconocible para los que alguna vez han programado.

En general, se podría decir que el razonamiento computacional es el método que se emplea para desarrollar una aplicación, y escribir en un programa las instrucciones que debe entender el ordenador.

El razonamiento computacional engloba varias habilidades, de las que destacaría sobretodo una, la que permite identificar y definir el problema que se pretende resolver, y descomponerlo en partes, para implementar una solución global a través de la aplicación de pequeñas soluciones. Esta habilidad es utilizable en todos los campos, más allá de la programación, y por tanto es un método que debería enseñarse en el colegio, desde pequeños. Creo que aprender y practicar el razonamiento computacional es muy recomendable para cualquiera, aun cuando no tenga la intención de convertirse en el futuro en un programador o programadora profesional.

Además, a través del razonamiento computacional se desarrollan otras habilidades, como la abstracción, definición de modelos, y la capacidad para automatizar tareas concretas a través de la definición de algoritmos.

Y yendo un paso o dos más allá, está la robótica. Ésta se apoya, en tres patas: mecánica, electrónica, y programación. Por tanto, se requieren tres perfiles diferentes, que en el aula pueden ser asumidos por tres alumnos distintos, en función del interés de cada uno. Deberán trabajar en equipo para descubrir y aplicar las soluciones entre todos.

Además la robótica requiere el uso de las manos, de la imaginación, y de la creatividad, para encontrar soluciones por medio de la indagación. Consiste en buscar soluciones científicas a problemas reales, y no creo que haya una manera mejor de aprender ciencia, tanto física como matemáticas, que la práctica y el autoaprendizaje, desarrollando un proyecto personal.

Por último, la robótica sin duda formará parte del futuro de todos, y es importante inculcar el sentido de la responsabilidad que requiere el desarrollo de máquinas con capacidad de razonar y tomar decisiones, aunque sea aún modestamente, para evitar contravenir las tres leyes que en su día definió tan acertadamente Isaac Asimov.